Hotel Kamarotí en Sifnos, Grecia

6 octubre, 2016

Hotel Kamarotí en Sifnos

El hotel Kamarotí en Sifnos es uno de los hoteles más bonitos y agradables en los que he estado.

Sifnos es una de las islas tranquilas de Grecia, tiene unos pueblos preciosos y este hotel está muy bien situado.

Puedes ir dando un paseo desde el hotel hasta dos de estos pueblos: Kastro y Apollonia, que son dos de los más bonitos.

 

Hotel Kamarotí en Sifnos señal

Una de las señales que hay por el jardín.

Hotel Kamarotí en Sifnos paisaje

Las escaleras que bajan a la piscina.

El hotel Kamarotí

El hotel está en medio del típico paisaje griego, rodeado de olivares y con vistas al mar Egeo.

Tienes la sensación, en todo momento, de que estás en una isla por la paz que se respira y porque ves el mar.

Además, no es un edificio con una piscina, sino que es un terreno bastante grande en el que han respetado lo máximo posible la naturaleza.

Han construido varios cubos pequeños encalados en blanco,  donde están las habitaciones.

En el centro, está la piscina con sus tumbonas, y en un extremo el bar, que también está al aire libre. Las mesas del bar están debajo de un olivo.

 

Hotel Kamarotí en Sifnos paisaje

El bar desde la piscina.

Hotel Kamarotí en Sifnos mesa

Una de las mesas del bar.

Así que para ir de un lado al otro del hotel, no vas por pasillos larguísimos y ascensores, ni ves un mostrador de recepción, sino que vas por caminos ideales, rodeados de lavanda y carteles preciosos.

Además, hay una cosa que nos encantó, la tranquilidad que se respira en todo el hotel.

Una de las que más nos gustaron, es que nos recomendaron los mejores restaurantes y las mejores playas de la isla, porque no hay mucha información sobre Sifnos en internet.

hotel-kamaroti-en-sifnos-kastro

El pueblo de Kastro desde la piscina.

 

Isla de Sifnos

Si vas buscando marcha, Sifnos no es tu isla.

Pero si buscas uno de esos pocos sitios que quedan donde no hay autopistas, ni tráfico, Sifnos es tu destino de vacaciones.

Escribiré un post sobre Sifnos, en unas semanas, pero puedo ir diciendo que disfrutamos durante varios días de no ver turismo alarmante y estresante.

En cuatro días no vimos una riñonera y eso no tiene precio.

 

hotel-kamaroti-en-sifnos-pueblo kastro

Vistas de la isla desde el jardín del Kamarotí.

Sifnos sigue manteniendo sus costumbres de isla tranquila.

Solo le pongo un ‘pero’ a la isla: que las islas más bonitas e interesantes de Grecia están demasiado lejos para acercarse un día en barco a ver alguna.

Pero supongo que esta también es la razón por la que la isla de Sifnos permanece tan tranquila y no la invaden los turistas.

 

Hotel Kamarotí en Sifnos haitaciones

Interior de las habitaciones- Fotos: Web Kamarotí suites.

Las habitaciones

Como he dicho, las habitaciones están en cubos encalados en blanco desperdigados por el jardín.

Por dentro son ideales porque están perfectamente diseñadas y decoradas, en un estilo mediterráneo, moderno e impecable.

El baño tiene un diseño diez.

La ropa de cama es un sueño, te dan ganas de llevártelo todo a tu casa.

Lo mismo pasa con las toallas del baño, están elegidas en colores perfectos.

Hotel Kamarotí en Sifnos terraza

Las sillas de nuestra terraza.

Hotel Kamarotí en Sifnos llave

La llave de nuestra habitación.

Cuando llegamos, la suite nos desilusionó un poco, porque las fotos son tan alucinantes que la vimos un poco pequeña en la realidad. Pero luego nos encantó.

Todas las habitaciones tienen terraza con vistas preciosas.

En todas las terrazas tienen dos butacas de madera pintadas de verde que son geniales.

Nosotros éramos cinco y cogimos:

  • Una villa para una pareja.
  • Una suite para tres.

Las dos tienen un salón pequeño.

La villa no decepciona nada, es perfecta, la suite fue la que al principio vimos un poco pequeña.

Para reservar las habitaciones hablamos y les pedimos consejo a ellos por internet en todo momento.

 

Hotel Kamarotí en Sifnos bar

La barra del bar.

Hotel Kamarotí en Sifnos cervezas

Cervezas en el aperitivo.

El bar

El bar es sencillo e ideal, está lleno de detalles.

Es simplemente una barra encalada y tiene varias mesa de madera muy rústica que están debajo de un olivo.

El olivo tiene unos farolillos preciosos y por la noche los encienden.

 

Hotel Kamarotí en Sifnos galletas

Las galletas del desayuno.

Hotel Kamarotí en Sifnos barra

La barra preparada para el desayuno.

Hotel Kamarotí en Sifnos mermelada

Mermelada casera.

El desayuno

Por la mañana te despiertas en esa paz que dan la isla de Sifnos y el hotel Kamarotí.

En esa cama ideal con sábanas de algodón tan blanco y reluciente.

Le echas un vistazo a internet en el móvil, porque las habitaciones tienen wifi.

Pasas al baño, que es precioso, no tiene nada que sea feo.

Te das una ducha, te pones el biquini y vas hacia el bar a desayunar por los caminos preciosos de lavanda que tiene todo el hotel.

En todo el camino no ves ni una sola flor de color estridente.

Y piensas, de verdad, que estás en una película.

 

Hotel Kamarotí en Sifnos camino

Hotel-Kamarotí-en-Sifnos-taburetes

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Huevos con bacon para el desayuno.

¿Qué tienen de desayunar?

  • Tostadas para tomar con tomates de su huerta, o aceite o mermeladas caseras.
  • Yogur griego con miel, que está espectacular
  • Cereales y muesli
  • Café
  • Zumos naturales
  • Tarta
  • Galletas de gengibre buenísimas
  • Huevos, te los hacen como quieras.
  • Fruta

 

Hotel Kamarotí en Sifnos detalle

Nuestro desayuno.

Hotel Kamarotí en Sifnos yogur

Yogur griego con miel.

Hotel Kamarotí en Sifnos rincón

¿Qué desayunaba yo?

Y después de coger mi desayuno en la barra, me sentaba a la mesa debajo del olivo, en esas sillas de director de cine ideales y comodísimas y pensaba que era la persona más afortunada del mundo.

Yo desayuné todos los días yogur griego con miel de Sfinos y puedo decir que estaba espectacular.

También tomaba zumo y galletas caseras que estaban buenísimas.

Hotel Kamarotí en Sifnos menú

El menú en la pizarra.

La cena

El primer día que llegamos a Sifnos era por la tarde noche.

Estábamos agotados, estuvimos toda la mañana haciendo turismo por Atenas, luego cogimos la maleta en el hotel, fuimos al puerto y cogimos un ferry a Sifnos.

Cuando llegamos a Sifnos  no había manera de encontrar un taxi que nos llevara al hotel.

Así que cuando por fin llegamos a nuestro hotel y vi ese bar tan bonito y apeteceible desde la terraza de nuestra habitación propuse: “¿Por qué no nos quedamos a cenar aquí? Así no nos tenemos que mover otra vez”

Y así hicimos, tuvimos una cena súper apetecible y riquísma en nuestro bar.

Hotel Kamarotí en Sifnos luces

El olivo que está en el bar.

Cenamos tranquilamente debajo del olivo con los candiles del árbol iluminados.

Estuvimos viendo qué íbamos a hacer al día siguiente.

Y nos fuimos, por fin, a dormir.

Hotel Kamarotí en Sifnos piscina

Las dos piscinas con vistas a Kastro.

Hotel-Kamarotí-en-Sifnos-tumbonas

Las tumbonas de la piscina.

La piscina

Estuvimos tan a gusto en nuestra cena de la noche anterior, que al día siguiente decidimos quedarnos en la piscina del hotel.

No solemos ser tan vagos, pero el hotel era tan bonito y las tumbonas alrededor de la piscina tan apetecibles, que nos quedamos para disfrutarlo.

Y es que el Hotel Kamarotí, es un hotel para disfrutar.

Hotel-Kamarotí-en-Sifnos-nadadora

Mi hermana nadando en la piscina.

Hotel-Kamarotí-en-Sifnos-sombrilla

Yo en la tumbona haciendo fotos de mi sombrilla.

Es una piscina tranquilísima, tanto que hasta los niños están tranquilos. También es verdad que no hay casi nadie, casi todo el mundo se va a la playa.

Nos dijeron que solo una vez han tenido problemas con unos niños muy escandalosos, el resto del tiempo la gente es muy cuidadosa con sus niños.

Pero el resto de los días aprovechamos para ver bien la isla de Sifnos y mereció la pena.

 

Hotel-Kamarotí-en-Sifnos-entrada

La entrada al hotel.

El capricho de un arquitecto

Este hotel es el sueño de un arquitecto, David, y se nota que es arquitecto, por el detalle y la con el que está hecho todo.

Su madre fue a Sifnos por primera vez en los años 80 y volvió en los 90 para enseñarles la isla a sus tres hijos.

Les gustó tanto las isla y fue tan especial para ellos que muchos años más tarde montaron el hotel Kamarotí.

Nosotros coincidimos esos días con Víctor, que se portó fenomenal con nosotros y nos dio unas recomendaciones buenísimas para ver la isla, tanto de playas como de restaurantes.

De esas recomendaciones hablaré en el siguiente post sobre Grecia, que será el último de este viaje.

Kamaroti Suites
P.O. BOX 91
84003 Sifnos
Greece
+30 22840 32069