Londoners… Helena Bonham Carter: vida, parejas y películas

12 marzo, 2018

Helena Bonham Carter dibujo-01

Hace años yo trabajaba en un periódico, un día uno de los redactores vino a decirme que había estado desayunando con Helena Bonham Carter, que le hiciera una página.

A mí  Helena Bonham Carter siempre me ha encantado, así que le pregunté que qué tal era y me dijo que era la persona más excéntrica que había conocido nunca.

Esto ya es difícil, porque éste era el redactor de Ocio y siempre hacía entrevistas a artistas.

Me contó que la actriz se había pedido para desayunar una Coca Cola y un café y que daba un sorbo a la Coca Cola y luego otro al café.

Nos reímos y pensé que le pegaba mucho ser rarísima.

Así es ella, en Londres, que es donde vive, tiene fama de ser muy extravagante.

Y siempre sale en las listas de las mujeres peor vestidas por las pintas rarísimas que lleva.

SU FAMILIA

Sin embargo, pertenece a una familia muy, muy, muy bien, su padre fue banquero y su madre psicoterapeuta. Como curiosidad diré que  su madre es de origen español.

Los Bonham Carter son una familia muy conocida en Reino Unido, uno de sus bisabuelos paternos fue primer ministro británico, H. H. Asquith.

Por parte de su madre se apellidan Propper de Callejón, que es una de esas familias judías y europeas de muchísimo dinero, llena de baqueros y diplomáticos.

Helena Bonham Carter nació en Londres en 1966 y estudió primero en el South Hampstead School, que es un colegio para niñas.

Y luego estudió en el famosísimo Westminster School, que tiene cerca de mil años y es uno de los colegios más prestigiosos de Reino Unido.

Y con todos estos antecedentes, la niña decidió ser actriz.

EMPEZÓ HACIENDO UN ANUNCIO

Cuando Helena era aun muy joven, su padre se quedó paralítico, ella tenía sólo 13 años, participó en un concurso nacional de poesía y quedó la segunda.

Así que aprovechó esto para conseguir agente y así consiguió con tan solo dieciséis años su primer trabajo en un anuncio.

Del anuncio saltó a una serie de televisión A pattern of Roses, y a los veinte años se convirtió en toda una estrella gracias a una película maravillosa, Una habitación con vistas.

SUS PELÍCULAS DE ÉPOCA

En Una habitación con vistas hace de un personaje de época y durante unos años se encasilló en ese tipo de papeles, la verdad es que lo hacía genial.

Porque era una actriz muy joven que tenía muchísima personalidad y a la que le favorecía mucho la ropa de época.

Así que supongo que los directores estarían encantados de tener una actriz joven así.

Interpretó Lady Jane, Riesgo a corazones, Francesco, Hamlet y la famosísima Regreso a Howards End.

Después de ésta, por fin llegaron dos películas que no fueron de época, pero eran para la tele, y después de esto llegaría una película que cambiaría su vida y la de otros:

Frankenstein de Mary Shelley.

SU LÍO CON KENNETH BRANAGH

Kenneth Branagh decidió dirigir y protagonizar Fankenstein, para lucimiento propio.

En esa época, su mujer, Emma Thompson tenía muchísmo éxito en Hollywood, gracias a películas como Regreso a Howards End y En el nombre del padre.

Y Kenneth Branagh intentaba destacar más todavía haciendo una película de gran presupuesto.

Puso en el papel de su enamorada en Frankenstein a Helena Bonham Carter.

Se cree que los dos se liaron por primera vez en el rodaje de esta película y salió en los medios de comunicación.

Emma Thompson y Kenneth Branagh eran la pareja de moda en esa época, en Reino Unido dicen que casi eran como en su tiempo Vivien Leigh y Laurence Olivier.

Al poco tiempo de esto, el matrimonio se divorció y Helena Bonham Carter y Kenneth Branagh estuvieron juntos cinco años, hasta 1999.

Hay que tener en cuenta que Bonham Carter había protagonizado su anterior película para el cine con Emma Thompson. Todo un culebrón.

Esta última sufrió una depresión bastante gorda después de su divorcio.

MATRIMONIO CON TIM BURTON

Dos años después de romper con Kenneth Branagh, rodó El planeta de los simios, donde conoció al director, Tim Burton, y se enamoró de él.

Empezaron una relación que ha durado 13 años, nunca se han casado, pero vivieron juntos y han tenido dos hijos: un niño, Billy Raymond, y una niña, Nell.

Es famoso en Londres que no vivían en la misma casa, tenían dos casas unidas por una puerta, las casas están en Belsize Park. Esto ya lo contaba yo hace mucho.

En una de la casas vivía la actriz y en la otra, el director.

En 2011 les dieron la aprobación para toda la remodelación de la casa anexa, hicieron dos claraboyas de cristal, remodelaron toda la planta baja e hicieron una primera planta.

Ella dijo que esto era muchísimo mejor para su relación, ya que cada uno tendría su espacio. Evidentemente la pareja iba mal.

Helena ha dicho que su casa parece salida de un cuento de Beatrix Potter, mientras que la de él es toda negra y parece una de sus películas.

Fue la musa de Tim Burton y durante años ha protagonizo o participado en muchas otras de sus películas:

Big Fish, Charlie y la fábrica de chocolate, Sweeney Todd o Alicia en el país de las maravillas.

Han sido una pareja muy excéntrica que cinematográficamente han funcionado genial.

A mí no me gusta el cine fantástico, así que no había visto ninguna de estas películas, pero en estas semanas he visto bastantes, para escribir este post y me han encantado.

Me he quedado con la boca abierta por lo genial hechas que están todas las pelis de Burton.

HELENA BONHAM CARTER, HOY

Helena sigue viviendo en Londres y trabajando como actriz, no para.

A mí me sigue pareciendo guapísima y muy atractiva cuando va maquillada y arreglada.

Pero cuando le hacen fotos por la calle, sale terrible.

La actriz ha reconocido que, a veces, se deprime por su aspecto, no me extraña. Cuando se ha sido tan guapa y atractiva tiene que ser durísimo envejecer.

Pero dice que intenta no tenerlo en cuenta y que a veces se da inyecciones de botox.

Para mí será la actriz con más personalidad siempre, junto con Bette Davis, además es supercamaleonica.

A veces parece muy dulce, a veces parece que tiene simplemente personalidad y, a veces, tiene la mirada más altiva del cine, y lo hace con muchísima naturalidad. No parece que actúe.

Como una excentricidad más diré que guarda las dentaduras postizas que ha usado en algunas de sus películas.

Viendo todo su trabajo esta semana he descubierto una serie  suya que me ha gustado mucho, no es especialmente buena, pero es entretenida y muy londinense.

Ella hace de una mujer de mediana edad con mucha personalidad, vive en una típica casa victoriana de Londres, en Primrose Hill y todo es muy londinense.

La serie se llama Love, Nina.