Londoners… el Príncipe Harry el rebelde de la familia real británica

5 octubre, 2018

Príncipe Harry el rebelde de la familia real británica dibujo

El príncipe Harry, como le conocemos todos, se llama en realidad, Henry Charles Albert David.

Nació el 15 de septiembre de 1984 en Londres, en el hospital St. Mary, al igual que su hermano y que sus tres sobrinos.

Y es el hijo menor del matrimonio más famoso del mundo, el formado por los que fueran los príncipes de Gales.

Los padres de Harry

Por desgracia, los príncipes de Gales no fueron famosos por ser un matrimonio feliz, sino todo lo contrario.

La verdad es que es alucinante que sus hijos hayan salido tan normales, porque con los años se habrán ido enterando de cosas muy crueles y muy difíciles de digerir:

Que su padre se casó con su madre porque ella era virgen y era una niña bien de una familia bien de Inglaterra,

Que su padre no se casó por amor, como esperan todos los hijos, sino que se casó con la candidata perfecta para ser la futura reina del Reino Unido.

Que su padre siempre ha estado con Camilla Parker Bowles, desde antes de casarse, y que nunca rompió con ella, porque era ella de la que estaba realmente enamorado.

Que su madre se enteró del asunto y peleó por su matrimonio, hasta que se dio cuenta de que era una batalla perdida.

Estos chicos, Harry y su hermano, habrán visto todos los papeles en los que aseguran que Harry es hijo de un amante de su madre.

Habrán visto la entrevista en la que su madre sale hundida y compungida contando que su marido siempre estuvo con otra.

Sabrán que Buckingham Palace odiaba a su madre porque se negó a tragar con todo, se negó a hacer el papel de esposa perfecta y se divorció del futuro rey.

Aparte del trauma que han tenido estos chicos cuando eran unos niños y murió su madre y la familia real no supo cómo actuar.

Habrán oído la teoría de que la familia real fue la que asesinó a su madre.

Sabrán que todo el planeta ha oído una conversación entre su padre y la que entonces era su amante, Camilla, en la que él le decía a ella que le gustaría ser su tampax.

Para colmo, Camilla, que ha sido una de las grandes culpables de todo esto, ha acabado siendo su madrastra, esto sí que no sé cómo lo han podido aceptar.

Habrán oído tanta basura sobre su propia familia que les habrá costado aprender a verla con buenos ojos.

Pero lo que se ve hoy en día es a una familia que ha hecho borrón y cuenta nueva y que, sorprendentemente, es feliz.

Y esto a mí me maravilla, que en vez de ver a dos chicos raros, veamos a dos chicos estupendos, siempre con una sonrisa en la boca.

La infancia de Harry

Pero las imágenes que vemos de Harry de pequeño son bastante idílicas, siempre sale riéndose y con cara de trasto, al lado o en brazos de su madre, a la que no se la ve tan feliz.

Por lo visto, Harry tiene el mismo carácter de su madre.

Dice todo el mundo que Lady Di adoraba a sus hijos y que fue una madraza.

Se los llevaba al McDonald’s los viernes por la tarde y al cine, a pesar de que en palacio prohibieron en un principio estos planes tan del pueblo.

Lady Di se negó a que sus hijos fueran a Eton, el colegio más famoso de Inglaterra, se negó porque Eton es un internado.

Pero una vez que Lady Di murió, Harry y su hermano empezaron a estudiar en Eton. No creo que la mejor manera de superar la muerte de tu madre sea que te metan interno.

Harry sigue conservando a sus amigos de Eton, siguen siendo sus mejores amigos y dicen que es un grupo discretísimo, que nunca cuenta nada.

Su vida de rebelde

Así que Harry dejó Eton, pasaron los años y el príncipe se convirtió en el rebelde de la familia Windsor.

Era un rebelde que no paraba de hacer cosas que llamaban mucho la atención, la prensa inglesa estaba encantada con él y con sus escándalos.

Salieron fotos en las que se le veía disfrazado de nazi, llevaba un uniforme auténtico que tenían en palacio.

Se le vio una vez desnudo en unas fotos de una fiesta en Las Vegas, otra vez se cortó el pelo a lo skinhead, fumaba porros… Era un rebelde por muchas causas, el pobre.

Ya de mayor ha reconocido que necesitó terapia durante años para superar lo de su madre.

Y, probablemente, todos esos años de hacer el cabra con sus amigos de Eton fueron vitales para superarlo.

Harry limpia su imagen

Pero el príncipe Harry ingresó en el ejército del aire y estuvo allí diez años, e incluso fue a Afganistán dos veces.

Sus compañeros dicen que no fue a hacer el paripé, sino que trabajó como uno más. Además, dicen, que era simpatiquísimo. Todo el mundo dice que es simpatiquísimo.

Esos años como militar le centraron la cabeza y le convirtieron en el más atractivo de la familia, con diferencia.

Hubo un antes y un después en su vida y en su imagen pública gracias al ejército.

Dicen que tiene el carisma de su madre, desde luego nadie en la familia real tiene carisma.

Además de ser guapo y de tener encanto, es imagen de varias causas humanitarias, igual que su madre.

Harry y la clase alta inglesa

Pero este hombre, no nos olvidemos, se mueve en la más alta clase social inglesa, su ambiente es la aristocracia de Londres.

Una amiga mía vino a verme unos días a Londres y se fue un día a dar una vuelta por Chelsea y cuando volvió a casa me contó alucinada que había visto al príncipe Harry.

Callejeando vio una casa imponente y en las escaleras de entrada había una chica con un bebé en brazos y a su lado, charlando y sonriendo, estaba el príncipe Harry.

Bajaban las escaleras y a los pies había un Rolls Royce esperándoles y gente de seguridad. Mi amiga fue a hacer una foto y un hombre educadísimo se acercó a ella y le dijo que no.

Te pueden estar enseñando todo el día a la familia real en Eton, en actos oficiales y en el ejército, pero el ambiente en el que se mueve esta gente es otro.

El ambiente real de esta gente son casas espectaculares en Chelsea, Rolls Royce, fiestas, gente de seguridad rodeándoles… pero esto no trasciende tanto.

Empieza a salir con Meghan Markle

Cuando Harry era ya un príncipe espectacular de 1,85 y tenía un encanto arrasador, un amigo suyo, Markus Anderson, le presentó a Meghan Markle en una fiesta.

Por lo visto, este amigo era amigo también de Meghan y al príncipe le encantaba la actriz, a la que veía en Suits, supongo que le pidió a su amigo que se la presentara.

La actriz estaría encantada de que le presentaran a un príncipe porque no hay nada que guste tanto a una americana como un príncipe europeo.

Dicen que el príncipe es un paranoico de la prensa y tiene pánico a los paparazzi, su madre murió en un accidente de coche mientras la perseguían los paparazzi.

Así que fue todo muy discreto y no trascendió.

Pero en cuanto se supo algo de que los dos estaban juntos, la noticia se convirtió en una bomba.

Meghan Markle es todo lo que la familia real inglesa no quiere: es estadounidense, está divorciada, sus padres están divorciados, es actriz, y lo peor de todo, es mulata.

Y que nadie me tache de racista, porque no lo soy, pero los londinenses son increíblemente racistas, tanto los negros como los blancos.

Pero ella es guapísima y tiene un estilazo bestial, así que él debió caer rendido a sus pies.

Anuncian la boda

Así que es alucinante que Harry al final haya conseguido casarse con Meghan Markel.

No sé la de conversaciones y discusiones que ha debido de haber en Buckingham Palace y en Clarence House, donde vive el príncipe Carlos, para defender esta boda.

Pero también es verdad que es normal que la reina Isabel II haya dicho que sí, porque sus decisiones con respecto a los matrimonios de su familia nunca han sido acertadas.

Hablo de cuando le dijo a su hermana Margarita que no se podía casar con su adorado Peter Townsend.

O de cuando le dijo a su hijo Charles que se casara con Lady Di por el bien de la monarquía.

Los dos casos le explotaron en la cara.

También es verdad que la mejor imagen que ha tenido la monarquía inglesa en el siglo XXI, hasta que apareció Meghan, ha sido la de una plebeya nueva rica: Kate Middleton.

Y la monarquía vive de la popularidad.

Así que no es de extrañar que hayan apostado por esta mulata divorciada que ha vuelto locos con su estilazo a los ingleses.

Tanto es así que llevan ya años de meghanmanía en Inglaterra, tanto que ha eclipsado a la mismísima Kate Middleton.

Dicen que en Inglaterra empiezan a estar hartos ya de la Markle, están aburridos de tanto revuelo.

Meghan y Harry se casaron en la capilla del castillo de Windsor el 19 de mayo de 2018 y convirtieron esa boda en la boda del año.

Por el momento, han pasado solo unos meses desde su boda, se les sigue viendo felices y como la pareja perfecta.

Una vez casados son los, Harry y Meghan son los duques de Sussex.

Dibujo Príncipe Harry

Los recortables de hoy son del príncipe Harry vestido con el mismo esmoquin que llevó al final de su boda en la fiesta.

Al príncipe Harry le he puesto unos calzoncillos blancos clásicos, aunque no sé qué tipo de calzoncillos le gustará llevar.

Pero los que mejor quedaban para llevar con un esmoquin creo que son estos de toda la vida.