Si quieres desayunar huevos Benedictine, madruga

26 septiembre, 2013

Plato

Cuando las revistas y los blogs animan a sus lectores a prepararse unos huevos Benedictine para el desayuno, deberían animarles también a que se levanten a las seis de la mañana, si no quieren que sus lectores conviertan su desayuno en una comida. Además, deberían recomendar comprar una docena de huevos por cada huevo que quieran escalfar, si no han escalfado un huevo en su vida.

QUÉ SON LOS HUEVOS BENEDICTINE

Son unos huevos deliciosos, muy típicos de Nueva York y que nunca faltan en los ‘brunch‘. Consiste en una rebanada de pan tostado, el que se quiera, bacon frito o jamón, un huevo escalfado y salsa holandesa por encima. El pan tostado y el bacon frito son fáciles de hacer, la salsa holandesa es más complicada pero con seguir unas instrucciones es suficiente. Pero escalfar el huevo, ¿porqué no explican en las recetas cómo se escalfa un huevo de verdad?

 

Pan   BaconSalsa

 

 

 

MI LUCHA POR ESCALFAR UN HUEVO

La mayoría de las recetas, a la hora de explicar el momento de escalfar el huevo, te dicen que lo eches con cuidado y sin cáscara en agua hirviendo y que la yema se hace y la clara envuelve a la yema y que te ayudes de una espumadera.  Ni hablar. Echas el huevo y, de repente, no ves nada porque todo el agua se ha vuelto blanca. Es la clara que se ha cuajado inmediatamente y se ha roto en mil trozos. Eso sí, la yema queda perfecta y riquísima.

Después de cuatro huevos destrozados, decidí hacer mis huevos Benedictine con sólo la yema escalfada, y la verdad, estaban  riquísimos. Cuando terminé, miré en internet “trucos para escalfar huevos”, uno decía que, una vez que hierva el agua, hay que hacer un remolino en el medio y echar ahí el huevo. Otro blog decía que mejor apartar el agua del fuego mientras se escalfa. No sé, la próxima vez lo intentaré así.

 

Huevos agua

 

REIVINDICO LOS BENEDICTINE PARA COMER

Siempre se habla de estos huevos para desayunar, en parte, porque se suponen un buen remedio para la resaca. Yo me veo incapaz de comer tanto con resaca, la verdad. Probé los Benedictine, por primera vez, hace muuuchos años, en Nueva York, que es la ciudad que los inventó,  estaban deliciosos y los tomé para cenar. Luego, los he probado en los ‘bruch’, para mí es la hora perfecta, a última hora de la mañana,  acompañados de un cóctel, un ‘destornillador’ muy dulce, mejor. Pero se empeñan en que los preparemos en casa y para desayunar, una locura.

 

SALSA HOLANDESA DE BOTE

El otro día, vi en Waitrose (que para mí es el mejor supermercado de Londres, si no has probado su paté de cangrejo, vé a por él, está delicioso) unos botes de salsa Holandesa con pinta de estar bastante conseguida. A mí no me gustan las salsas de bote, pero pensé: “Si esta salsa está rica, hacer huevos Benedictine en casa está tirado” ¡Qué inocente era el fin de semana pasado, los huevos Benedictine fáciles!

 

Cacharros dibujo-01

 

QUÉ HACE FALTA

Pan para tostar. Lo clásico sería un muffininglés (que no es la magdalena americana) partido por la mitad y tostado, pero yo lo hice con un ‘bagel‘ y quedó riquísimo. Venden ‘bagels’ en todos los supermercados de Londres e, incluso, en las tiendecitas de barrio. Los venden empaquetados, que para tostar no están nada mal.

Bacon o jamón. A mí me gusta más el bacon en taquitos  pero lo habitual es en lonchas. También se puede usar jamón serrano, incluso, jamón york o dulce.

Huevos. Dicen que muy frescos. ¡Y cómo sé si son frescos! Si al meterlo en un bol grande con agua cae hasta el fondo, es que es fresco, y si flota es que ha caducado. Si está en la base pero en vertical, sin subir a la superficie, es que se puede tomar pero ya no es tan fresco, así que no vale para escalfarlo. Pues también lo podrían aclarar en las recetas.

Salsa holandesa de bote. Está bien para salir del paso, pero como una salsa Holandesa casera nada. Ya que te metes en el lío de hacer los huevos más difíciles del mundo, haz la salsa.

Pimienta negra molida. Espolvorear un poco por encima de la salsa, queda super bonito y le da un toque muy profesional.

 

RECOMENDACIONES

• Muchas sartenes y cacerolas, hay que hacer muchas cosas.

• Tener lavaplatos.

• Capacidad para tener a la vez, pan tostándose, bacon friéndose, la salsa hirviendo  y ponerse tranquilamente a escalfar huevos, sin conseguirlo.

• Experiencia previa escalfando huevos, muy recomendable.

• Si tienes un perro, prepárale una yemita escalfada. Murphy, mi sobrino-perro, se tomó dos y estuvo media tarde relamiéndose el hocico y entrando en la cocina con cara de “¿¡Pero no hay más de esas!?”

• Si vives en Londres, ir a The Wolseley, en toda Europa dicen que es el mejor desayuno de Londres, aunque es un poco caro, claro, pero tampoco es carísimo. Si vives en Madrid ir al Ramsés, en plaza de la Independencia (Puerta de Alcalá), espectacular brunch, espectaculares huevos Benedictine y genial decoración a cargo de Philippe Stark. O al mítico Café Óliver.

 

The Wolesley
Interior de The Wolseley, en Picadilly.

 

CONCLUSIÓN

Después de mucho sufrir, los huevos me salieron bastante ricos, aunque carecían de clara y la salsa de bote no era demasiado rica. La yema escalfada, con el bagel tostado, el bacon frito y la salsa por encima, todo calentito y tan bonito, se dejaron comer con gusto pero, a no ser que seas un gran cocinero…

A veces, nos olvidamos de que existen los ‘brunch’ y están taaan ricos. Normalmente, son tipo ‘buffet’ con cosas riquísimas. Y esperar tus huevos Benedictine con un cóctel en la mano, no tiene nada que ver con hacértelos tú y ver que no te van a salir. Y, en el restaurante, seguro que la salsa no es de bote.

 

Si quieres ver otra receta de desayunos: UNAS CREPES MUY ‘BRITISH’ PARA EL FIN DE SEMANA y si quieres saber donde tomar unos huevos Benedictine riquísimos en Londres: NATIONAL PORTRAIT GALLERY: EXPO Y HUEVOS BENEDICTINE


Ilustración ©Estrella de Pablo Abolafia

Registro Central de la Propiedad Intelectual de Madrid


Photo The Wolseley: Courtesy of The Wolseley