Toda la reforma de la Tate Britain de Londres

7 marzo, 2014

TAte Britain de Londres Bacon

Estuve por primera vez en la Tate Britain, hace diez años. Yo quería ir a la Tate y vine a ésta, me desilusionó bastante  y, luego, me dijeron que la que estaba genial era la Tate Modern.

Y es que hay dos Tate, la Modern, que es la súper estrella, a la que todo el mundo quiere ir, y ésta, la Britain que desde que se inauguró la Modern, en el 2000, se ha convertido en la hermana fea.

Pero, hace unos meses, todos los periódicos hablaban de la reforma de la Tate Britain y vine a verla.

Todavía estaban los andamios en la entrada, pero ya habían inaugurado sus diez nuevas salas de pintura, y me encantó.

Me encantaron las salas pintadas en colores claros, los suelos de madera recién pulida, sus bancos de diseño impecable y, por supuesto, su colección de pintura.

 

TAte Britain de Londres Banco de diseño

 

Tate Modern y Tate Britain

La hermana guapa, es decir, la Tate Modern, tiene todo: un edificio espectacular, un interiorismo modernísimo, una colección permanente súper llamativa y unas colecciones temporales muy espectaculares.

Todo acompañado de mucha actividad, mucha gente subiendo y bajando por sus escaleras mecánicas, mucho movimiento en sus salas, muchísima vida en el exterior, ya que es una zona muy turística, y unas tiendas súper modernas.

Pero llegar hasta la Tate Britain, por las calles tranquilas de Millbank, paseando junto al río, aunque no se vea, subir por su escalera de piedra, entrar por el hall recién rehabilitado y pasear por sus salas, prácticamente en silencio, es todo un lujo.

 

TAte Britain de Londres escalera de entrada

 

La reforma de la Tate Britain

La nueva Tate Britain, como a ellos les gusta decir, se inauguró el 19 de noviembre de 2013, después de una obra que ha costado 45 millones de libras, que han salido de: fundaciones, miembros de la Tate y donaciones individuales.

La remodelación de toda la parte antigua ha corrido a cargo de los arquitectos Caruso y St John, que muy lejos de hacer lo que se hace ahora en todos los museos, han apostado por darle su propio estilo, que tiene fama de ser intelectual y elegante.

El resultado final ha sido un aire de quietud que le queda muy bien a todo el edificio.

Han vuelto a abrir la entrada principal, la que tiene las puertas en la escalera de piedra ¡Bravo por ustedes! Odio entrar a los museos por puertas laterales horribles, cuando siempre hay una entrada principal mucho más bonita.

La entrada es preciosa, blanca y llena de luz, el suelo es de mosaico blanco y negro y, en los laterales, hay dos ventanales enormes. El de la derecha ha sido restaurado, artesanalmente, por Richard Wright, el de la izquierda es original.

 

TAte Britain de Londres ventanal

 

Nada más pasar esta entrada, hay una nueva escalera en blanco y negro.  Es curioso, en una época, en la que todos los arquitectos de renombre se mueren por hacer modernidades y estos arquitectos han decidido hacer una escalera Art Deco.

Food & Drink

La escalera nos lleva a otra reapertura, la de The Rex Whistler restaurant.

Abrió en 1927 y, en ese momento, lo calificaron como la sala más divertida de Europa.

En parte, debido al mural que cubre todas sus paredes y que fue pintado por el artista e ilustrador Rex Whistler.

Ha sido lugar de intriga política y social, durante décadas, y tiene fama de tener una de las mejores bodegas de Londres.

El mural sigue, lo vi, le da un aire muy especial a la sala pero, por desgracia, no pude hacer fotos.

Toda la comida que se sirve es tradicional británica y los platos se refieren a escenas del mural que se llama: The Expedition in Pursuit of Rare Meats.

La crítica que ha hecho The Guardian sobre su comida no ha sido demasiado buena, eso sí ha valorado genial su vino y su atmósfera.

 

TAte Britain de Londres cafetería

 

Al lado, hay un café nuevo, The Djanogly Café (imagen anterior), que lleva el nombre de una de las mecenas de la reforma.

Es austero, con estilo y muchísima personalidad.

Yo creo que es el juego que da su techo bajo y abovedado, con ese montón de lámparas enormes y, además, las sillas que están muy bien elegidas.

Es un sitio ideal para planificar la visita, porque hay mucha luz y está muy tranquilo.

Comunica con un jardín, pero si vas un día de viento huracanado, como el día que fui yo, no te vas a acercar ni a la ventana.

Al lado, está la nueva sala de lectura, que es un lugar perfecto si necesitas silencio total.

 

TAte Britain de Londres members room

 

El bar de los miembros de la Tate

Éste para mí es el mejor de todos (imágenes anterior y posterior), es espectacular, está en la parte alta de la escalera de caracol que ellos llaman rotonda central.

Tiene toda la luz de la claraboya gigantesca que hay encima, está pintado de blanco y la barra y las mesas están en la galería que hay alrededor del hueco que deja la escalera.

Con motivo de la reforma y de la apertura de este nuevo bar, se han diseñado mesas y sillas en un estilo Arts and Crafts actualizado.

 

TAte Britain de Londres cúpula

 

Toda esta zona llevaba cerrada desde 1920.

También se ha creado una sala para eventos con vistas al Támesis, que no he visto, pero que tiene que ser una maravilla, aunque esta zona del Támesis no creo que sea la que mejores vistas tenga.

Nicole Wermers y la cucharilla de té

La artista ha diseñado una cucharilla que está en todos los salones de Tate Britain: el restaurante, el café y el Members Bar.

Es de café y de té en una sola cucharilla, porque lleva una en cada extremo, una grande y otra pequeña.

Yo, como pedí un vulgar sandwich, no la vi.

 

TAte Britain de Londres Escultura

 

Las salas nuevas y las reformadas

Como ya he dicho antes, se han abierto diez nuevas salas y las demás se han reformado.

Han quedado, la mayoría, perfectas.

Han abierto claraboyas en los techos para darles luz natural y han dado a sus paredes colores claros y muy bien elegidos (¡Menos el verde! ¿Porqué han elegido ese color horrible?)

Dice The Independent que para los suelos, paredes y carpinterías han seguido la paleta original y los materiales especificados que dejó Sidney Smith, quien diseñó el edificio en 1892.

 

TAte Britain de Londres sala

 

Los muebles de caoba

Algunas salas, no todas, están perfectamente distribuidas con una combinación ideal de cuadros y esculturas.

Y lo que le da un toque final maravilloso, son los bancos.

Los arquitectos se han quedado muy decepcionados porque la gente no se ha fijado en los maravillosos muebles de caoba que se han diseñado para la reforma.

Yo les puedo decir que la mayoría de las fotos que hice la pasada primavera (la mayoría de las que aparecen en este post) cuando todavía no se hablaba de nada, incluian alguno de sus maravillosos banco porque me parecieron el detalle perfecto.

Cada sala tiene visión de arquitecto.

 

TAte Britain de Londres cuadro

 

La colección permanente

La obra de la Tate Britain contiene pintura y escultura de artistas británicos desde el siglo XV hasta ahora.

Aquí el concepto de británico se ha hecho bastante a medida, en la cabecera de este post podemos ver un maravilloso Bacon, que nació en Dublín, pero como su familia era inglesa y él vivió casi siempre en Londres, le consideran británico.

También hay artistas que, en realidad, han nacido y vivido en colonias británicas y, también, se les considera británicos.

La diferencia con la colección de la Tate Modern es que en la Modern sólo hay arte moderno y contemporáneo, pero de todos los países del mundo, y en la Tate Britain hay arte desde el siglo XV hasta ahora, pero sólo de británicos.

 

TAte Britain de Londres henry Moore

 

Las peores salas

Unas cuantas salas han quedado flojas, como la del escultor Henry Moore, que para mi gusto su obra queda bastante mejor en el exterior.

Aquí ha quedado todo en un pasillo bastante largo y sin gracia.

La parte final del museo, donde está la obra de Turner, también ha quedado muy fea, con mucho color verde y demasiado clásico.

Pero merece la pena ver todos los cuadros de Turner uno a uno, por supuesto, para sus admiradores, pero también los que estén cansados de ver a Turner, como yo.

Cuando ves un cuadro de este hombre de forma aislada y otro día ves otro y así, sucesivamente, parece que son todos iguales.

Pero cuando se ven todos juntos, te das cuenta de lo variado que ha sido su trabajo y, sobre todo, y esto es algo para mí sorprendente, que algunas de sus obras fueron ¡realmente arriesgadas!

Me he reconciliado con Turner gracias a estas salas.

 

TAte Britain de Londres Turner

 

Las tiendas

Otra cosa que me encanta de esta reforma es que la tienda no está al principio ni al final del museo, sino en medio.

Estás viendo las salas y, de repente, ves la tienda y se agradece muchísimo.

Hay una sala pequeñita con una mesa grande llena de libros, el concepto de mesa grande con muchos libros siempre gusta.

Y luego entras en la tienda grande, que como en todos los museos, es muy grande, muy bonita y dan ganas de comprarse todos los libros y de tener tiempo de leérselos.

 

TAte Britain de Londres Tienda

 

Ahora, cuando se ve todo ya hecho y en su sitio, parece que la reforma ha debido de ser sencilla, pero nada más lejos de la realidad.

Para conseguir una distribución moderna del edificio y que todo quedara armónico, como ha quedado, ha supuesto que los arquitectos hayan tenido que quedar tres veces al mes con los trabajadores del museo, desde el año 2006.

Dice Caruso, uno de los dos arquitectos, que construir cualquier cosa es como un dolor en el culo, pero que a veces pasan cosas extraordinarias, como la primera vez que vieron brillar el sol dentro de la Tate Britain, y como él dice “eso es emocionante”


 

TAte Britain de Londres carnation

 

 Carnation, Lily, Lily, Rose (1885-6) de Singer Sargent

 Este es uno de los cuadros más bonitos que hay en La Tate Britain. La inspiración para este retrato le vino a Singer de una expedición que hizo en bote, por el Támesis, con el artista Edwin Austin Abbey. Por el camino vio linternas japonesas colgadas de los árboles, y lirios.

Las modelos son Polly y Dorothy Barnard, hijas del ilustrador Frederick Barnard, las eligió porque tenían el color de pelo que él quería. El proceso fue complicado, porque sólo podía trabajar unos minutos al día, necesitaba la luz del crepúsculo. Pero, sin duda, mereció la pena. Creo que es el cuadro con más encanto que hay en la Tate Britain.


Tate Britain

Millbank, Westminster
London SW1P 4RG

Horario: de lunes a domingo, de 10.00 a 18.00.


Si quieres conocer la otra Tate: La Tate Modern y el Londres del Tercer Milenio y si quieres saber más de la Tate Britain: En la Tate Britain: una expo de fotografía y el members room