Mrs Dalloway, de Virginia Woolf

7 junio, 2013

Señora Dalloway Bond street londres

La señora Dalloway dijo que las flores las compraría ella”, así empieza Mrs. Dalloway, de Virginia Woolf. Y eso es lo que hizo, se fue a Bond Street a comprar las flores, en un bonito día de mediados de junio, en Londres. Esos bonitos días de junio se disfrutan en Londres más que en ningún otro lugar del mundo, porque aquí ver el azul del cielo despejado de nubes es siempre una alegría impresionante.

Esta es la cuarta novela de Virginia Woolf  (1882-1941) y para mi gusto, junto con Al Faro, la mejor. Trata de un solo día, en el que Clarissa Dalloway, una señora de la alta sociedad inglesa que vive en el aristocrático barrio de Westminster, organiza una fiesta para esa noche y, lo primero que hace es ir a Mulberry, la floristería donde siempre le preparan las flores, en Bond Street.

Virginia Woolf  habla en el libro de las banderolas que animaban la calle. Y me hace gracia, porque ayer fui a hacer fotos a Bond St, y vi que no quedaba ni rastro de la floristería, tan solo un kiosco de flores en mitad de la calle. Pero las banderolas seguían, aunque ya no pertenecen a las guanterías, sombrererías y sastrerías de las que habla la autora, ahora pertenecen a algunas de las mejores tiendas de ropa y joyerías del mundo: Chanel, Cartier, Tiffany & Co

Virginia adoraba Londres, siempre quería volver, pero su marido, Leonard Woolf,  intentaba que pasara largas temporadas en el campo, por sus problemas de nervios. Sufría lo que ahora conocemos como trastorno bipolar. Así que supongo que debió de disfrutar recordando sus paseos por Londres mientras escribía La Señora Dalloway, en Sussex.

Leí esta novela, a la vuelta de mi primer viaje a Londres, hace diez años. Pasé un mes y, cada mañana, cogía la guía, el mapa y un recorrido diferente y pasaba toda la mañana pateándome el centro. Hasta el mediodía, que comía y me iba a clase. Volví a Madrid, con el plano del centro de Londres metido en la cabeza, y una tremenda obsesión por leer  todo sobre el grupo de Bloomsbury. Lo primero que leí fue esta novela, y me encantó. Me encantó que de memoria veía todas las calles y los parques por los que pasaba la protagonista. Fue rememorar un mes estupendo de vacaciones.

La novela es preciosa, meterse en la cabeza de Clarissa es como estar en la tuya propia. Y el que Virginia Woolf decidiera hacer esta novela en gran parte de instrospección, fue todo un acierto, porque le da a la historia, una vida y un ritmazo sorprendentes. Y hace a Clarissa mucho más humana.

No cuento nada porque leer esta novela y disfrutarla, es una delicia, perdón por usar una palabra tan cursi, pero es así, es una delicia. La he cogido para releerla y recordarla, y no he podido soltarla en una hora.

Virginia escribió gran parte de La Señora Dalloway en Monk’s House, su casa de campo, en Sussex, durante 1924. La terminó en octubre, de ese mismo año, y volvió a Londres para prepararla ella misma para la imprenta, y a eso dedicó los últimos meses del año. Virginia y Leonard Woolf eran los dueños de Hogarth Press, que ha sido un hito del mundo editorial inglés, por la calidad de todas sus publicaciones. Y aquí publicó ella toda su obra.

Escribir una novela, perturbaba lo suficiente a Virginia Woolf, como para pasar por depresiones terribles que la llevaban a intentos de suicidio. Así que por su bien, y por el de los demás, escibía una novela complicada y otra sencilla. Mrs Dalloway es una de esas novelas difíciles. Su necesidad de escribir novelas sencillas nos ha dejado maravillas como Flush, muy poco conocida en España, o tostones como Orlando, espero que nadie me mate por decir esto.

Virginia Woolf se suicidó, en 1941, ahogándose en el río Ouse, en el campo, lejos de Londres.

 

RECOMIENDO UN LIBRO

Sañora Dalloway Virginia Woolf portada Al faroAl Faro (1927), es otra de sus novelas difíciles y maravillosas. Es una novela que hay que leer con atención, para disfrutarla de verdad. Tiene un estilo que yo no había visto antes y un encanto impresionante. Para mi gusto, el personaje de la madre es espectacular, cómo está descrita, por dentro y por fuera. Poco después, leí que es bastante autobiográfica y de quien habla es de su madre, de su padre y de sus hermanos, en la casa de sus veranos.

 

RECOMIENDO UNA PELÍCULA

Sañora Dalloway Virginia Woolf Cartel película Las horasNo podía ser otra que Las Horas (2002), de Stephen Daldry, basada en la novela de Michael Cunningham. Así se llamaba la novela cuando Virginia Woolf empezó a escribirla. El juego de historias que se cruzan, me encantó. Lo único que no me gusta es que saca la parte más deprimente y perturbada de Virginia. Además de eso, fue una mujer alegre y feliz, con muy buenos amigos, enamoradísima de su marido, que disfrutó de sus hermanos y sobrinos, y que pudo vivir el éxito y reconocimiento de su carrera literaria, que es una de las primerísimas de Inglaterra.

Meryl Streep, como siempre muy bien, aunque no es de sus mejores papeles, y Nicole Kidman, fantástica. Tuvo nueve nominaciones a los Oscar y siete a los Globos de Oro. Las actrices ganaron el Oso de Plata, de Berlín.

 

También te recomiendo dos post, el primero sobre Al Faro, uno de sus mejores libros: VIRGINIA WOOLF Y UNO DE SUS MEJORES LIBROS, AL FARO, y otro sobre una de las mejores biografías que se han escrito, de su gran amigo Lytton Stracey: LA REINA VICTORIA, DE LYTTON STRACHEY.